La incorporación de una Sociedad Mercantil Centroamericana (S.M.C) representa una herramienta muy útil para facilitar el comercio interregional, no sólo para grandes multinacionales, sino también para empresas de capital centroamericano que desean expandir sus operaciones en la Región. Los costos de establecimiento, operación y mantenimiento son bajos y permiten a mas empresas aprovechar las ventajas arancelarias existentes y expandir sus operaciones a un mercado mucho más grande.

Una de las principales estrategias que representa mantener una operación regional en Centro America radica en la constitución y mantenimiento de vehículos societarios en cada jurisdicción. Las empresas optan básicamente por dos modelos: a) Mantener una sociedad holding en el país en el que han abierto la sede de la operación en Centroamérica (usualmente Guatemala, Costa Rica o Panamá) y operar en el resto de los mercados por medio de sucursales o filiales de la sociedad matriz, o; b) Abrir vehículos societarios locales en cada jurisdicción controlados por la sociedad holding.